Sin conocer nada de la industria, en 2012, Milena Morales decide seguir su instinto, gusto y amor por las botas. De la mano con su proveedora Cristina Flores, Milena, emprende en todo el proceso detrás de la fabricación del calzado, para construir su sueño y darle vida a La Mora.

La Mora, pensada a partir de la esencia genuina de la mujer, de su vanidad, de su naturaleza y todo lo que  implica ser mujer hoy en día, propone botas y botines de todos los estilos, altas, bajas, sobrias, elegantes, llamativas y divertidas.

La mano de obra detrás de sus diseños, está constituida por padres y madres cabezas de familia, que llevan en sus venas el amor por el calzado. Sus manos constituyen la parte más valiosa dentro de este sueño, ya que sin ellas no sería posible que La Mora sea hoy en día una realidad.